Detrás de Robaliza Comunicación estoy yo, Paula G, periodista y fotógrafa y una enamorada de la naturaleza, lo que explica que, hace una década, decidiese montar mi pequeña empresa en la Ribeira Sacra lucense. Mi carrera de periodista se inició en la cantera de La Voz de Galicia: donde comencé haciendo prácticas a los 19 años, antes de empezar a trabajar en la delegación de Vigo. Desde mi ciudad natal me fui a la central, en A Coruña, como coordinadora de la sección de Sociedad, cuando tenía solo 27 años. He trabajado en muchos medios de comunicación en Galicia: Atlántico Diario, Televigo, El País Galicia… y fuera de Galicia: Diario 16 Málaga, Onda Nerja Costa del Sol, VTV Televisión (Vélez-Málaga). Pero también he explorado ‘el otro lado’: fui responsable de comunicación del Museo do Mar de Galicia durante dos años y gestioné también la comunicación de empresas como Mi Casa o Planner (organizadora de ferias como Vigoferia). También he escrito guías turísticas para GeoPlaneta y los últimos años de mi vida como periodista “tradicional” los pasé de delegada en Vigo del diario 20 Minutos. Ahora, en Robaliza Comunicación, con un título de Marketing Digital bajo el brazo y mi experiencia como fotógrafa añadida a mis casi 30 años dedicados a la comunicación, trabajo especializada en comunicación digital y estragegia de marca para pequeñas empresas y autónomos.

Mi filosofía, al crear Robaliza, era ofrecer a las pequeñas empresas que no pueden permitirse los servicios de una agencia la opción de tener un profesional a cargo de su marca. Y esa filosofía no ha variado en la última década: trabajo con muchas pequeñas empresas de Galicia y basamos nuestra relación en un intercambio de confianza muy enriquecedor. ¡Si quieres más información, escríbeme a clientes@robalizacomunicacion.com!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad